Una mentira

octubre 5, 2012 § 1 comentario

Hoy he pillado a un hombre mintiendo. Ha sido en la SER, por la mañana. Tenía que montarse rápido en un avión y ha intervenido en el programa con urgencia. Ha dicho que los del 25S estaban tratando de asaltar el Congreso. Luego ha dicho que tiene la autoridad de nosecuantosmilesdevotos, por encima de los cien mil, que le han elegido por Almería.

Se llama Rafael Hernando.

Nadie le ha rectificado la mentira: los manifestantes no iban a asaltar el Congreso, como demuestra el juez Pedraz. Los periodistas de la tertulia se han perdido en las formas de si el juez es un “pijo ácrata” o el juez ha significado que hay un evidente hartazgo social con la clase política.

Nadie le ha dicho que el arranque de su discurso era mentiroso porque el supuesto es justo lo que se niega en la Audiencia Nacional.

Otrosí. Argumentar con orgullo que le avalan sus votos de Almería no es ninguna mentira. Sólo es una de las falacias del sistema democrático, partitocrático, proporcional, que tenemos. Ese señor no tiene que justificarse ante sus votantes, porque no le conocen. Ha sido puesto por su partido como mérito por haber sido constante y fiel a su organización durante años.

Esa es otra de las cosas que se están pidiendo desde el surgimiento del 15M.

Porque la Constitución se está muriendo de muerte natural. Y necesitamos otra nueva. Tersa y suave con el Hombre.

Ha reconocido Pedraz el derecho a la libre expresión como algo básico.

Bien.

Menos mal.

La libertad de expresión en los medios, en muchos medios, se está aniquilando con una tasa de despidos tan brutal que el periodismo es, casi seguramente y proporcionalmente, la profesión más dañada por la crisis. Los que renuevan la especie por abajo son tan baratos que no les puedes pedir ni que no cometan faltas de ortografía. Brutales falta de ortografía o comprensión lectora.

Periodismo… democracia… hummmm Interesante…

¿Estos no deberían ser primos hermanos? Si uno no funciona el otro es seguro que tampoco. Y al revés.

Pues eso.

Menos mal que se nos reconoce la libertad de expresión y menos mal que se ha masificado el uso de la redes porque a través de ellas podemos decir lo que queramos y organizarnos de una forma tan orgánica (por células con inteligencia común y social) que el grito (mayoritario, creo) consigue tomar forma en los miles que han estado en Neptuno y alrededores.

Hace diez años esto no hubiese sido posible.

Aunque por entonces había algo más de periodismo…

Oí hablar de Rafa Hernando por primera vez cuando yo estaba en la facultad.

Le estaba intentando levantar la novia a un amigo mío.

Ganó mi amigo, afortunadamente.

Anuncios

La tarde-noche del 25 de septiembre…

septiembre 26, 2012 § 1 comentario

La tarde noche del 25 de septiembre de 2012 fui testigo presencial de un momento histórico: Miles de ciudadanos rodearon el parlamento de España.

24 horas después, fui testigo de cómo ese momento histórico fue silenciado con un ruido mediático de espectacular violencia.

No conocí, a través de los informativos de televisión, qué querían esas miles de personas. Sólo contemplé la violencia de los violentos encapuchados, los que a un lado y al otro se enfrentaron. Policías violentos como sólo sueñan serlo en películas y en sus academias de frustración. Jóvenes violentos que no tienen ni un sueño, sólo una pesadilla hedionda.

El 0,0001 de los que manifestaban su brutal demanda de cambio.

Ellos han sido la noticia. No lo han sido el grupo de médicos que cantaban, ni los profesores y maestros. Yo estaba de testigo, pero se me retorcía el cerebro con la pitada monumental contra los que yo también considero traidores al pueblo: las formaciones políticas que han legislado durante años para el robo y violación final de nuestros derechos y dineros.

Si la violencia es lo que vende en el espectáculo noticioso, quizá merezcan violencia de verdad. Hay periodistas que se quejan porque les cortan los cables de sus retransmisiones. Lo entiendo tras ver la forma en que el periodismo instituido se agazapa tras lo instituido. Lo instituido no es siempre moral. El esclavismo fue legal. El partido nazi fue legal. Nuestra democracia de transición caduca es legal.

Pero son inmorales a los ojos de los hombres porque van contra los hombres.

Hablamos de muchas burbujas en estos meses. Hay otra que hay que reventar: la de la información como entretenimiento. Llevamos años con ella, desde la guerra de Iraq. Las televisiones, incluso las privadas, son concesiones publicas otorgadas por los gobiernos. Por lo visto, obedientes con los gobiernos. Cómplices del silencio. Delito de omisión.

La información se nos roba en la cara. No se investiga. No se corrobora. Hay “periodistas” más preocupados por firmar una puta mierda de vídeo que de hacer un vídeo veraz, útil, social. Hay cobardía de puesto de trabajo porque no hay trabajo en los medios. Medios… de mediocres, jefes de sección acobardados, que mandan a cubrir la noticia al más sumiso, a la más “plana” o a la que se ha vendido a la espectacularidad del hecho mismo de su persona.

¡Hay una ignorancia tan brutal! Se regodean en ella.

El periodismo de las grandes cadenas es un zombi. Aún así, hay muchos periodistas que luchan contra eso con una frustración vital depresiva. Tened compasión de ellos. No son pocos. Y en potencia, son héroes.

Yo no lo soy. Me retiré para no seguir cayendo en el ignominia del engaño como espectáculo. Mi guerra se perdió. Soy un refugiado periodístico metido a ciudadano.

Cada vez más radical. Cada vez más “violento”. La “violencia” de salir a la calle.

Es la “violencia” que les molesta. La que no soportan.

Seguiría aporreando este teclado, pero me falta tiempo entre el trabajo y pensar y desarrollar una cena decente para dos.

Como cada día de “violencia”.

El señor es mi pastor, por plazas y calles escupiría verdades.

Activo tóxico

mayo 11, 2012 § Deja un comentario

Tóxicas son las setas, todas.

Algunas interesántemente tóxicas

agujeros de gusano cósmicos en el cerebro

jardines de otro conocimiento

Un activo tóxico es una acción del hombre

para beneficio de unos pocos

que se vendió como antes “un mayor” te regalaba droga a la salida del instituto

para que te engancharas y le compraras

En el principio fue el verbo.

Nominar, nombrar.

Para explicar el entorno más allá de los sentidos físicos.

La economía “ultra” usa el verbo para tapar la verdad de sus acciones.

A eso también se le llama política.

Incluso periodismo.

Activo.

Tóxico eres tú, perionomistalítico.

#15M

Periodismo al día

octubre 12, 2011 § Deja un comentario

– Han llegado las chicas en top less

¿Y?

– Mételo

Si lo hago, tengo que quitar información.

– Quítala.

Yo no lo voy a hacer.

Y no lo hice, pero lo hizo él.

 

Sí, tengo trabajo, pero me pudre.

Entiendo el porqué del nazismo:

 había personas obedientes que iban más allá de la obediencia.

Para hacer méritos.

Soy un caza nazis.

Anestesia

mayo 30, 2011 § Deja un comentario

Un lunes cualquiera, tenemos cinco noticias cinco, a saber:

  • Una profesora mexicana distrae a los niños cantando mientras hay un tiroteo en el exterior del colegio (la noticia ha sido emitida dos días antes por todas las televisiones)
  • En 2010 alcanzamos el récord global de emisiones de CO2. Los expertos creen que es imposible frenar el calentamiento global.
  • Berlusconi sufre un serio varapalo en las elecciones municipales. Pierde Milán, su gran bastión electoral.
  • Se pone de moda el “jumping” en edificios abandonados en San Petesburgo.
  • Dura represión de la policía de Casablanca sobre una manifestación contra la dictadura marroquí.

¿Cuáles son las tres más importantes? ¿y las dos accesorias? ¿Cuáles podrían hacer pensar a la sociedad?

Berlusconi, CO2 y Marruecos se cuentan en 45″ las tres (una media de 12″ para cada noticia, tres-cuatro líneas)

México cuenta con 1:16″ entre vídeo y presentación.

El “jumping” suma lo mismo, 1:16″ pero adornado con unas colas por delante que han ejercido de “cebo”.

Esto es un ejemplo de anestesia informativa social.

¿Quiénes son los mejores anestesistas de España?

El periodismo de la tele

mayo 5, 2011 § Deja un comentario

Es la parte final de un artículo escrito por el periodista Mariá de Delás, CNN+, en Público. Aquí la entrada completa.

El periodismo audiovisual pasa por un mal momento.

Al margen de talk shows y programas de testimonios que tienen como protagonistas a provocadores siempre alterados. Además de los canales de radio y televisión que se dedican a difundir información falsa, más allá de los espacios creados para el insulto y la propaganda antidemocrática, programas hipotéticamente destinados a la información llenan gran parte de su tiempo con ilustraciones de guiones pretendidamente ingeniosos sobre ideas preconcebidas en los despachos. Subsisten áreas para el trabajo riguroso, particularmente en el sector público, pero en algunas cadenas abundan los reporteros que salen a la calle con el encargo de obtener escenificaciones y declaraciones de personas que ratifiquen la idea concebida por su editor. El jefe quiere unas frases y acciones concretas. Rechaza cualquier otra cosa. Desea además que quien hable o actúe tenga determinado aspecto. “Ya sabes cómo nos gustan”, llegan a decir. Algunos reporteros no se atreven ni a preguntar si no se lo han encargado previamente.

La información real, recogida en el lugar de la noticia, interesa poco. El periodismo, en televisión, entendido como observación y explicación de datos y hechos significativos de la realidad, se encuentra en retroceso y cede el paso a la propaganda barata y la valoración improvisada sobre cualquier cosa, todo convenientemente acolchado con comentarios sobre la actualidad, unos cuantos sucesos de hígado y sangre y la imprescindible cuota de “corazón”. Habría que pensar en los motivos de todo eso.

Todo lo afirmado por él no sólo es cierto, sino que se queda corto. Si hacemos una análisis más profundo sobre el papel y la responsabilidad social de los medios televisivos (una concesión estatal) la conclusión es terrorífica: están hurtando a la ciudadanía de informaciones relevantes, bien presentadas y analizadas, para que tomen decisiones diarias sobre su economía, sus reivindicaciones, sus opciones políticas y el lugar, no sólo que ocupan en el mundo, sino la perspectiva del que podrían ocupar.

No existe el periodismo en televisión (generalizando) El “Inforteinment” ha triunfado. Las noticias de muchos periodistas están cuajadas de faltas de ortografía aberrantes, de una llamativa carencia de tildes (oyes su voz…), de una sintaxis escatológica…

Los hay que evitan los verbos, las hay que evitan los artículos, se usa el refranero fácil porque no hay desafío intelectual. Muchos suspenderían exámenes, no de secundaria, sino de la EGB o 1º de la ESO. La adjetivación… es una orden. Más adjetivos, mejor redactor.

El sexismo… los hombres tienen poco que hacer como soldados del periodismo. Ha cambiado el mundo, pero no.

Los contenidos… el tiempo, los accidentes, los sucesos… la política nacional se da por obligación, no por gusto, porque los partidos políticos todavía presionan. Pero dos partidos políticos. El periodismo en general es parte del bipartidismo. Y no piensa romperlo porque es fácil y ahorra costes.

Las informaciones internacionales son lo mismo. Se vuelven locos con las grandes catástrofes o desgracias. Libia les puso muy cachondos al principio, pero si no hay secuencias de acción, planazos de sangre, no se informa. Siria… más de lo mismo. Bahréin, no se ha contado nada de la represión que ha acabado con las revueltas. Suma y sigue.

¿Palestinos? ¿Cuálo? Bin Laden… se quiere su foto, no por certificar la veracidad de la noticia de su asesinato, sino por morbo.

No se valora la trascendencia o la relevancia de la información, entra en escaleta si “pone” al editor. Frases: “es un buen tema, pero no tengo espacio en la escaleta” La escaleta en cuestión tiene una pieza sobre un gato que es lo más visto en internet, otra sobre unas ucranianas que protestan en top less habitualmente,  1:10 del gordo más gordo del mundo y otros 60 segundos de apoyo sobre otros gordos del mundo. Información esencial.

Se está imponiendo Internet como fuente de imágenes espectáculares. “Lo quiero” dice el editor. “La noticia” en cuestión no tiene datos, no se sabe ni qué ha ocurrido, ni cómo, cuándo o por qué. Las bases del periodismo.

“Tu describe las imágenes”.

Eso hacemos, describimos las imágenes, sin información adicional. Lo que véis, os lo recontamos con palabras, porque sois tan tontos que os tenemos que decir lo que os entra en la inteligencia a través de los ojos. Patata, patata, patata.

¿Hablamos de deporte o de fútbol? Si, ya sé, de fútbol. Pero sólo Madrid y Barcelona.

Luego está el uso indiscriminado de mujeres guapas y jóvenes, de reclamos sexuales descarados. Si pieza de vacaciones, sólo tías. El cuerpo desnudo de una mujer es belleza, el de un hombre es vulgar. Sí, los jefes son hombres, y las escaletas obedecen a intereses particulares y aficiones particulares. No son pocas las veces que se utiliza la escaleta, a un redactor y a un cámara, para realizar informaciones que sólo reportarán un beneficio al editor de turno vía invitación, regalo o cohecho.

La inmoralidad es de un calibre abominable.

Y luego no puedes informar mal sobre ciertas empresas “por si hay problemas, meten mucha publicidad en la cadena”.

Lo peor, nadie tiene el valor de cuestionar esto desde dentro. Los jefes y redactores jefes agachan la testuz, afirman, no debaten, tienen hijos e hipotecas o se dopan con antidepresivos. La autocensura es brutal. Obediencia debida. Los textos son censurados cuando ofrecen demasiada información (tres datos).

La mediocridad es recompensada, la vulgaridad. El periodista crítico, el que se cuestiona hasta su sombra, es neutralizado. El plano, el correcto, el que no discute y agacha la cabeza mientras eleva las nalgas… viajes, coberturas, vacaciones, dinero, horarios…

En una redacción se ha llegado a escuchar: “los periodistas no estamos para cuestionar las cosas.”

El sembrador de molinos

abril 26, 2011 § 1 comentario

¿Metafórico? esperemos que si. Bella música.

Anécdota: estaba un redactor de informativos de una conocida tele viendo qué imágenes eran mejores para noticiar, si las revueltas en Siria o la guerra en Libia. Busca, mira, selecciona, se entusiasma… y llega el jefe y le dice: “ni Siria ni Libia, te vas a hacer una pieza sobre la boda real en el Reino Unido”. Eso quiere decir una “información graciosa”, picantona pero sin excesos, ligera… y además se gastan la pasta en un directo con Londres.

Esto nos lleva a… “Las 10 estrategias de manipulación mediática”.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con periodismo en si todos los chinos saltaran a la vez....

A %d blogueros les gusta esto: