Nuevo programa de Debate Directo

agosto 4, 2016 § Deja un comentario

Hablamos sobre las donaciones de sangre en Madrid en la calle gestionadas por Cruz Roja; de la publicación de unos correos procedentes del alto mando de la OTAN en donde se demuestra la manipulación de unas fotografías para estimular el conflicto contra Rusia y, por supuesto, de política: cómo están las cosas y cómo, de nuevo Felipe González, el gran Espalda Plateada del PSOE sigue propugnando un entendimiento con el PP.

Participan Andrea Benites Dumont, Orencio Osuna y Jaime Pastor.

Si queréis saber más sobre nuestros programas en www.colectivoburbuja.org  tenéis vuestra casa.

“Vampiros de lo público y espaldas plateadas”

 

 

Anuncios

ESTOY EN HUELGA

noviembre 14, 2012 § Deja un comentario

Tan en huelga, que quisiera parar mis pulmones y mi corazón por coherencia política/económica/social/filosófica.

Pero no puedo.

Les he decretado, entonces, unos servicios mínimos:

No más de 20 inspiraciones ni más de 65 latidos por minuto.

 

La tarde-noche del 25 de septiembre…

septiembre 26, 2012 § 1 comentario

La tarde noche del 25 de septiembre de 2012 fui testigo presencial de un momento histórico: Miles de ciudadanos rodearon el parlamento de España.

24 horas después, fui testigo de cómo ese momento histórico fue silenciado con un ruido mediático de espectacular violencia.

No conocí, a través de los informativos de televisión, qué querían esas miles de personas. Sólo contemplé la violencia de los violentos encapuchados, los que a un lado y al otro se enfrentaron. Policías violentos como sólo sueñan serlo en películas y en sus academias de frustración. Jóvenes violentos que no tienen ni un sueño, sólo una pesadilla hedionda.

El 0,0001 de los que manifestaban su brutal demanda de cambio.

Ellos han sido la noticia. No lo han sido el grupo de médicos que cantaban, ni los profesores y maestros. Yo estaba de testigo, pero se me retorcía el cerebro con la pitada monumental contra los que yo también considero traidores al pueblo: las formaciones políticas que han legislado durante años para el robo y violación final de nuestros derechos y dineros.

Si la violencia es lo que vende en el espectáculo noticioso, quizá merezcan violencia de verdad. Hay periodistas que se quejan porque les cortan los cables de sus retransmisiones. Lo entiendo tras ver la forma en que el periodismo instituido se agazapa tras lo instituido. Lo instituido no es siempre moral. El esclavismo fue legal. El partido nazi fue legal. Nuestra democracia de transición caduca es legal.

Pero son inmorales a los ojos de los hombres porque van contra los hombres.

Hablamos de muchas burbujas en estos meses. Hay otra que hay que reventar: la de la información como entretenimiento. Llevamos años con ella, desde la guerra de Iraq. Las televisiones, incluso las privadas, son concesiones publicas otorgadas por los gobiernos. Por lo visto, obedientes con los gobiernos. Cómplices del silencio. Delito de omisión.

La información se nos roba en la cara. No se investiga. No se corrobora. Hay “periodistas” más preocupados por firmar una puta mierda de vídeo que de hacer un vídeo veraz, útil, social. Hay cobardía de puesto de trabajo porque no hay trabajo en los medios. Medios… de mediocres, jefes de sección acobardados, que mandan a cubrir la noticia al más sumiso, a la más “plana” o a la que se ha vendido a la espectacularidad del hecho mismo de su persona.

¡Hay una ignorancia tan brutal! Se regodean en ella.

El periodismo de las grandes cadenas es un zombi. Aún así, hay muchos periodistas que luchan contra eso con una frustración vital depresiva. Tened compasión de ellos. No son pocos. Y en potencia, son héroes.

Yo no lo soy. Me retiré para no seguir cayendo en el ignominia del engaño como espectáculo. Mi guerra se perdió. Soy un refugiado periodístico metido a ciudadano.

Cada vez más radical. Cada vez más “violento”. La “violencia” de salir a la calle.

Es la “violencia” que les molesta. La que no soportan.

Seguiría aporreando este teclado, pero me falta tiempo entre el trabajo y pensar y desarrollar una cena decente para dos.

Como cada día de “violencia”.

El señor es mi pastor, por plazas y calles escupiría verdades.

Soy Garzón, P. Garzón

febrero 9, 2012 § 7 comentarios

Nos tildan de extremistas y de rojos a los que luchamos y denunciamos el poder de los poderosos de siempre, los que tienen dinero para hacer de la justicia un juguete. Aunque les pillen en delito flagrante.

El que no ha pasado hambre o la ha visto -la he visto, y olido, porque el hambre huele y duele– pero ha hecho pasar hambre a otros, o los ha aniquilado, son los de siempre.

Desde siempre.

El poder es hereditario. Y es de derechas y de muy derechas. Pero eso es bueno.

Vio dios que era bueno.

Buenísimo.

La derecha de pensamiento, y de obra, porque sus deseos son órdenes -también los conozco, se basan en la fe- es la directa culpable del asesinato de la cultura de la diferencia.

Por eso fomenta la indiferencia.

Ante el dolor ajeno.

Es más, es culpable del asesinato de millones de personas, sólo en el siglo XX.

En el XXI, de mi compañero y amigo José Couso.

Me preguntan por qué le tengo tanta animadversión a Rajoy y Aznar.

Contesto: por Couso.

Sigo contestando: por el 11M.

Son contestaciones de sangre negada.

No entro en lo económico donde las raíces de la crisis que nos ahoga en España están ancladas en su política de entonces: estructura productiva dependiente de la construcción.

No aguanto a los mentirosos: la mentira es uno de los principales patrimonios de la derecha. Tienen la ventaja de la confesión, que lava para limpiarte el bolsillo de la conciencia.

Lo triste es que siquiera creen en dios, sólo en si mismos.

Pero queda bien.

Flaco favor a los santos reales que se multiplican por las tierras de la Tierra.

Me dirán: Stalin.

Digo: Stalin.

No me hablen de dictaduras, el discurso es más elevado que el suelo sobre el que se arrastran las ratas. No me hablen de dictaduras que la dictadura nuestra sigue dictando en España. Que la amnistía letrina ha sido unidireccional: según me cago en tu puta madre -que era una roja- a la derecha.

Hablo de democracias.

El gran paradigma democrático, Los Estados Unidos de América, es también el paradigma de la sangre derramada.

Kissinger pasea su privilegiada inteligencia sin el castigo que merecerían sus muertos. Más de dos millones. Por ejemplo.

La izquierda democrática nunca ha gobernado, ni se le ha dejado gobernar; desde tiempos inmemoriales el poder es de la derecha.

Allende… Latinoamérica… la revolución castigada, el pueblo sometido.

La derecha es lo contrario a lo humano y a lo social. A lo que te ha hecho persona.

La democracia es un juego transaccional entre tu cuenta corriente y los partidos políticos: por eso ha desaparecido la izquierda.

Y la justicia.

Hasta el amor, en su expresión visible -el regalo- también es de derechas: se compra.

Garzón, desde ya, me pesa sobre el cuello de la separación de poderes.

Ganan ellos, ganan los de siempre. Los culpables.

¿Qué defensa nos queda a los inocentes?

Cuánto asco me está desbordando el cerebro.

Soy un pozo negro de odio.

Mike Prysner, veterano de Irak

junio 6, 2011 § Deja un comentario

Subtitulado en español.

The love Police

diciembre 1, 2010 § 1 comentario

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con mentiras en si todos los chinos saltaran a la vez....

A %d blogueros les gusta esto: