Un café

agosto 5, 2014 § Deja un comentario

Que me sabe a pocos cafés.

Café de tarde, con sorbos de programación.

La imaginación no alcanza en la autocensura.

Hay un miedo a la pérdida del impulso inicial.

La energía se transforma. En lo que no quiero.

El ataque frontal da miedo porque los muertos mueren por las heridas que no cierran.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para agosto, 2014 en si todos los chinos saltaran a la vez....

A %d blogueros les gusta esto: