El pelo

junio 19, 2013 § Deja un comentario

toulouse febrero06 025

A los calvos, nos crece hacia dentro

nos hace cosquillas en el cerebro

por eso nuestro otoño es de primavera

Bien lo sabe la Artista.

El pelo,

un cuento, hacia dentro

El pelo es para quien se lo trabaja.

Su erradicación, para quien lo sufre.

A tirones,

a jirones.

Un ay! dermoestético.

Símil, comprarte una Harley en lugar de dos motos.

Quiero una Harley

Dyna Fat Bob.

¿Es lo mismo?

La anulación de la esencial irracional que da el pelo corporal

La conexión animal

mamífera

testosterónica

Cuando los deseos tiene etiqueta de precio…

no sé…

Tantas cosas rompen.

Hasta las raíces.

Requiescat in pace

Mis raíces

Anuncios

Jarama Vintage 2013

junio 9, 2013 § Deja un comentario

Día de nubes, grasa, gasolina.

Colección en miniatura.

Horas viendo motos.

Algo de coches, de pasada. Los volúmenes.

Nieto en todos los saraos.

La Mv no andaba.

Pena, Julio, no estar.

 

Mi segunda moto

junio 8, 2013 § 2 comentarios

Puch Cobra Blanco

 

Idéntica, sólo que esta tiene la suspensión que Blanco denominó Blanfer. En realidad una adaptación progresiva de la suspensión, que en los primeros ochenta comenzaba a popularizarse (Pro-link, PRS, Uni-track, Monocross…) La mía llevaba cantilever con amortiguador Decarbon y era del color amarillo que se ve en la moto de atrás. Costó 190.000 pesetas. La compró mi padre en Villalba, en la tienda que tenía ahí abierta Santiago Blanco. La secuencia fue la siguiente:

-Pachi, vente que vamos a comprar carne a Villalba (vivíamos en una urbanización de Galapagar).

-Vale, voy.

De repente aparecemos en la tienda de motos.

-¿Cuál quieres, esa o esa? – Me señaló una Yamaha 250Sp que acababa de llegar a España (esa, y las Xj 650 y la XS 1100) y una Puch Cobra normal.

-La Cobra.

-¿Y esa otra? – Era la Cobra Blanco.

-Ufff, Papá, eso es mucho.

-¿La quieres?

-Claro.

Me la llevé puesta, con 15 años, sin carné, sin casco y mi padre conduciendo el coche por delante (el  casco todavía no era obligatorio y viví mi adolescencia sin él pegando brincos entre caminos y riscos)

Con la mala vida que le dí (magnífica para mí), acabó con la doble cuna partida en la vertical del piñón de ataque. En la época se hablaba de que la chiquilla andaba sobre los 18cv, cosa que no estaba nada mal para una 75cc (un poco más tras la primera rectificación del cilindro por gripaje).

Mis amigos Álvaro y Dani Cadahía se compraron una Ancillotti con motor Minarelli. No andaba lo que la Puch. Y eso a pesar de que yo le rompía la relación peso/potencia debido a la gran diferencia de altura.

ancilloti 2

 

Este era el modelo, comprado en Marsimoto, pero la horquilla era de eje centrado. La de la foto lleva el kit Polini, la original era con el Pr6, el mismo que montaba la Rieju Marathon. Abrasamos los caminos (y no caminos) de la sierra madrileña. Además, ambas fueron el transporte oficial de la pandilla.

SANYO DIGITAL CAMERA

 

También estaba la Montesa H6, pero eso era otra historia que no le hacía ni sombra a las de arriba (en 75 cc, ojo, que las 360 H7 eran objeto de deseo)

montesa

 

La foto de la Puch me la ha wassapeado mi amigo Antonio Herrero desde el Jarama Vintage Festival. Es lo que tiene compartir pasión y generación. Gracias.

Cómo sonaba esa moto…

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para junio, 2013 en si todos los chinos saltaran a la vez....

A %d blogueros les gusta esto: