Soy Garzón, P. Garzón

febrero 9, 2012 § 7 comentarios

Nos tildan de extremistas y de rojos a los que luchamos y denunciamos el poder de los poderosos de siempre, los que tienen dinero para hacer de la justicia un juguete. Aunque les pillen en delito flagrante.

El que no ha pasado hambre o la ha visto -la he visto, y olido, porque el hambre huele y duele– pero ha hecho pasar hambre a otros, o los ha aniquilado, son los de siempre.

Desde siempre.

El poder es hereditario. Y es de derechas y de muy derechas. Pero eso es bueno.

Vio dios que era bueno.

Buenísimo.

La derecha de pensamiento, y de obra, porque sus deseos son órdenes -también los conozco, se basan en la fe- es la directa culpable del asesinato de la cultura de la diferencia.

Por eso fomenta la indiferencia.

Ante el dolor ajeno.

Es más, es culpable del asesinato de millones de personas, sólo en el siglo XX.

En el XXI, de mi compañero y amigo José Couso.

Me preguntan por qué le tengo tanta animadversión a Rajoy y Aznar.

Contesto: por Couso.

Sigo contestando: por el 11M.

Son contestaciones de sangre negada.

No entro en lo económico donde las raíces de la crisis que nos ahoga en España están ancladas en su política de entonces: estructura productiva dependiente de la construcción.

No aguanto a los mentirosos: la mentira es uno de los principales patrimonios de la derecha. Tienen la ventaja de la confesión, que lava para limpiarte el bolsillo de la conciencia.

Lo triste es que siquiera creen en dios, sólo en si mismos.

Pero queda bien.

Flaco favor a los santos reales que se multiplican por las tierras de la Tierra.

Me dirán: Stalin.

Digo: Stalin.

No me hablen de dictaduras, el discurso es más elevado que el suelo sobre el que se arrastran las ratas. No me hablen de dictaduras que la dictadura nuestra sigue dictando en España. Que la amnistía letrina ha sido unidireccional: según me cago en tu puta madre -que era una roja- a la derecha.

Hablo de democracias.

El gran paradigma democrático, Los Estados Unidos de América, es también el paradigma de la sangre derramada.

Kissinger pasea su privilegiada inteligencia sin el castigo que merecerían sus muertos. Más de dos millones. Por ejemplo.

La izquierda democrática nunca ha gobernado, ni se le ha dejado gobernar; desde tiempos inmemoriales el poder es de la derecha.

Allende… Latinoamérica… la revolución castigada, el pueblo sometido.

La derecha es lo contrario a lo humano y a lo social. A lo que te ha hecho persona.

La democracia es un juego transaccional entre tu cuenta corriente y los partidos políticos: por eso ha desaparecido la izquierda.

Y la justicia.

Hasta el amor, en su expresión visible -el regalo- también es de derechas: se compra.

Garzón, desde ya, me pesa sobre el cuello de la separación de poderes.

Ganan ellos, ganan los de siempre. Los culpables.

¿Qué defensa nos queda a los inocentes?

Cuánto asco me está desbordando el cerebro.

Soy un pozo negro de odio.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , ,

§ 7 respuestas a Soy Garzón, P. Garzón

  • Runner dice:

    Hay que hacer algo ¡ya!.Si quieren nuestro odio, que no se quede dentro, hemos de exteriorizarlo.

  • Runner dice:

    Es necesario hacer algo, es obligado hacer algo. Mirar para otro lado ya no es una opción moral.

    • idéntico dice:

      hacer algo tampoco es una opción. algo cualquiera, algo que no sea liarse a machetazos de verdad; algo que no sea matar a quien nos quita la vida. la justicia, los derechos de las víctimas de lo que sea, la sanidad, la educación, el trabajo, la pasta, la verdad. todo eso es vida, vida de la sociedad, del sistema, de nosotros.

      una manifestación no es nada más que una excusa, un lavaconciencias que termina por convertirse en una lavativa para la conciencia, nada. en grecia ha habido muchas…para nada. en francia también las hubo, también para nada. en españa…bueno, mejor no nombrar la huelga general que se hizo en españa hace unos meses. estuvieron los indignados, ocupamos sol y muchas otras plazas…para que el pp sacara mayoría absolutista en absolutamente toda españa (menos vallekas, je je) ahora hay grupos manifestándose contra la sentencia de garzón, que se llama fallo, nunca con mejor sentido. esos grupos se manifiestan para conseguir lo mismo que los otros: NA-DA

      mientras la ira no supere el miedo nos seguirán tomando por el pito del sereno y rajoy fardará con el finlandés de que “esta reforma me va a costar una huelga general” pero tranquilos. el miedo del establo es mayor. el mío, el de los que aún tenemos curro y rogamos a la virgen que me quede como estoy. cuando un cuchillo le reviente las entrañas a alguno de los culpables de este desaguisado quizá, solo quizá, verán que peligran sus vidas y quizá -solo quizá- nos tengan un poco en cuenta.

      mientras tanto nos seguiremos despertando con las carcajadas de camps -por ejemplo- en lugar del despertador.

      y si ese día no llega, será porque nos lo merecemos

      v´sssss

      • Realmente parece que se nos provoca a la violencia. De esta forma se nos desautorizaría o se justificaría la represión de la derecha (ojo, por derecha incluyo a PSOE, o a UPyD y sucedáneos).

        Pero ahí no podemos estar. La violencia tiene que ser no-violenta: tenemos, por miles, que tomar la Bastilla, tomar el parlamento. Penetrarlo.

  • Runner dice:

    “Mientras la ira no supere el miedo”. Cierto. “Realmente se nos provoca a la violencia”. Cierto.

    Es como si se estuviese jugando con una especie de regreso al pasado. ¿Qué pretenden? ¿que aguantemos las condiciones de eso que llaman mercado y que no es más que explotación? ¿o que reventemos y nos echemos a la calle a abrir y abrirnos las cabezas? ¿cuál es el objetivo? Porque están manejándose en ambos filos del cuchillo.

    Para mucha parte de la población el miedo ya no es un problema. No tienen empleo y tienen poco que perder. Podrían estar rompiendo farolas y demás mobiliario urbano y por mucho menos motivo que lo que movía al Cojo Manteca y a todos los que nos manifestábamos contra el cambio educativo de 1986.

    Yo tengo miedo hasta cierto punto a perder mi empleo, pero no a tal punto como para aceptar una rebaja unilateral en el salario por parte de mi empresa, porque sé que eso es pan para hoy y hambre para mañana. Es sumisión para hoy y humillación para mañana. Además, y en mi caso, y ni siquiera por una rebaja en mi salario sino por el de mi pareja, ya tuve que hacer uso de la “falta de miedo”….o de exceso de orgullo.

    El gran problema actual no es sólo perder el miedo, sino saber si realmente debemos tener miedo. Hasta hace muy poco, una gran parte de los trabajadores dejaron de considerarse trabajadores, sino que se han creído parte de una clase media-alta, por encima de esa chusma a la que llamaban emigrantes o vagos o gitanos o… El pedigrí de clase media es el que he echado a perder una conciencia de clase, la verdadera clase a la que pertenecemos la mayoría: trabajadores por cuenta ajena que estamos endeudados con bancos. Tener un Mercedes, alguna que otra moto, una casa independiente y con garaje, vacaciones transoceánicas, muebles a la última, jugar al golf o a otro deporte distinguido. Y en eso se convirtieron muchos trabajadores sólo con saber coger una paleta, o abrir una tienda de informática o de material de construcción.

    Pero esa clase media está desmantelándose, más o menos rápidamente, pero mientras eso va ocurriendo se encuentra despistada, intentando entender en qué va a terminar todo esto. Algunos piensan que todo volverá a ser como antes dentro de un par de años y que volverán a poder cambiar el Mercedes por otro nuevo, o recuperar la moto que han tenido que vender, o dejar de tener que irse de vacaciones a casa de los suegros.

    Posiblemente nuestra clase económica y política estén jugando con el tiempo. “Aceleremos una huelga general para que vuelvan a darse cuenta de que son pocos y no saben lo que quieren”. Y es que en realidad poca gente sabe lo que quiere o lo sabe pero es imposible: pleno empleo, riqueza para todos, salarios daneses con impuestos congoleños…o lo que es lo mismo, Capitalismo Bueno Bonito y Barato. Y eso se ha acabado. Lo que tarden en entenderlo es lo que va a suponer si una revuelta se puede convertir en un éxito o en un fracaso. Lo que tarde un “cuchillo en reventar unas entrañas”. Lo que tarden los cócteles molotov en quemar entidades bancarias. Lo que se tarde en conseguir que el ejército salga a la calle. Y eso es volver de nuevo a mirar al pasado. ¿Por qué se empeñan tanto en que volvamos al pasado?

    Besos

  • Runner dice:

    Viendo hoy las noticias, 48 edificios calcinados en Grecia…¿ponemos nuestras barbas a remojar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Soy Garzón, P. Garzón en si todos los chinos saltaran a la vez....

Meta

A %d blogueros les gusta esto: